Astrónomos descubren una estrella zombi que no muere

Recreación artística de una supernova
Recreación artística de una supernova – NASA/ESA/G. BACON (STSCI)

Durante las últimas dos décadas, los astrónomos han descubierto cerca de 5.000 supernovas, explosiones de estrellas que, invariablemente, provocan su muerte. Pero un equipo internacional de astrónomos dirigido por el Observatorio Las Cumbres (LCO) ha hecho un extraño descubrimiento: una estrella que se niega a morir. El astro, 50 veces más masivo que el Sol, explotó varias veces en un período de más de cincuenta años y, en contra de lo todo lo que se ha visto hasta ahora, ahí sigue, como un zombi en las profundidades del espacio. El hallazgo, publicado en la revista Nature, desafía las teorías existentes sobre estas catástrofes cósmicas.

«Esta supernova no se parece a nada que hayamos visto antes», afirma Peter Nugent, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley y coautor de la investigación. Si bien los datos registrados guardan semejanza con las explosiones normales de una supernova cuyo núcleo se colapsa, una supernova normal alcanza su brillo máximo y se desvanece durante 100 días. Sin embargo esta, llamada iPTF14hls, se hizo más brillante y tenue al menos cinco veces durante tres años.

La enigmática supernova fue descubierta en septiembre de 2014. En ese momento, parecía común. Varios meses después, los astrónomos notaron que la supernova estaba volviéndose más brillante de nuevo después de haberse desvanecido. Cuando los astrónomos analizaron los datos de archivo, se asombraron al encontrar evidencias de una explosión en 1954 en el mismo lugar. De alguna manera, esta estrella sobrevivió a esa primera explosión y explotó de nuevo en 2014.

«Esta supernova rompe todo lo que pensamos que sabíamos sobre cómo funcionan. Es el rompecabezas más grande que he encontrado en casi una década de estudio de explosiones estelares», afirma el autor principal del trabajo, Iair Arcavi, de la Universidad de California en Santa Bárbara.

La estrella era al menos 50 veces más masiva que el Sol y probablemente mucho más grande. Y posiblemente su supernova sea la explosión estelar más masiva jamás vista. Ese brutal tamaño, creen los científicos, podría ser la razón por la cual lo que saben sobre la muerte de las estrellas no pudo explicar este evento.

Fuente ABC.

 

Anuncio publicitario