Sánchez destierra el Belén de La Moncloa

La Moncloa ha despojado la Navidad de su espíritu cristiano. Pedro Sánchez, como Zapatero, ha dado orden de no colocar el Belén en la sede del Gobierno. El valioso Nacimiento que Rajoy pidió prestado en los últimos siete años a Patrimonio para el recinto presidencial ha sido desterrado.

En estas fechas navideñas, en el corazón del poder ejecutivo de España solo germinarán dos árboles decorados y una flor de Pascua roja. Nos hallamos en el centro del Salón de Tapices, donde se organizan las recepciones oficiales como la última cena con el presidente chino entre 150 invitados. Unas costureras acaban de remendar la imponente alfombra que pisamos. Los valiosos tejidos de la Real Fábrica de Tapices que cuelgan de las paredes de la estancia también van a ser retirados, nos anuncian. Demasiado valiosos para soportar la fuerte calefacción que calienta al equipo del presidente.

 

Anuncios